«Una visión en el Castalio», el nuevo cuento de Maxi Ponce, premiado en España

El escritor porteño que supo dejar su impronta en el periodismo de San Luis durante su corta pero intensa residencia, hasta hace algunos años, recibió recientemente un reconocimiento a su obra literaria, por parte del sitio web español «Dentro del monolito», especializado en el género de terror. Compartimos aquí algunas opiniones sobre «Una visión en el Castalio», la obra de Ponce que forma parte de la segunda edición de la serie T.ERRORES.

Portada de la obra.

En la presentación de la flamante obra, recientemente difundida por parte de personal responsable de la editorial madrileña, disertaron sobre el peculiar abordaje que intentan aplicar sobre el género en cuestión.

«Lo erróneo como catalizador del miedo. Lo imposible como erizador de vello. Lo incierto de un instante que no quieres que acabe, porque sabes que precede a algo malo. Muy malo», dijo Daniel Pérez Navarro, prologuista de la obra.

«Hay muchas -prosiguió el editor- antologías de relatos de terror existentes en el mercado, pero T.ERRORES intenta ser diferente buscando el miedo cerval, el escalofrío puro, surgido a través de algo que no debería existir según nuestro racional esquema del mundo. Esa sensación tan difícil de conseguir en un texto escrito. Por tanto, lo que pretende esta antología es llegar a ese terror que se manifiesta en lo imposible. Y trasladar puro miedo al lector».

Este segundo volumen comprende 13 relatos que, además de contar con la obra de Ponce, nuclea la pluma aterrorizante de los siguientes autores: Pedro P. González, Pepín Flores, Jorge Pérez García, Jose Ángel Conde, Francisco Muñoz Rico, Nicolás Ayensa, Rocío Stevenson, Bernard J. Leman, Ranko Costeau, Román Sanz Mouta, Andrés Granbosque y José Luis Pascual.

Maxi Ponce.

A continuación, compartimos algunas opiniones de la prensa especializada y de aficionados entusiastas del género:

  • Altavoz Cultural (18 de abril de 2020).

Una visión en el Castalio, Maximiliano Ponce: “La lejanía de la infancia, la lejanía de nuestro mundo. El marco extraterrestre nos distancia de cualquier rincón conocido, familiaridad que recuperamos a través del ritual propuesto: la protagonista vuelve a casa y rememora un ritual que completa ese juego de dobles cuadros: espacio y tiempo lejanos física y mentalmente, atraídos por un ritual temido que engloba un ritual traumático. El golpe de presente en el ritmo narrativo es toda una explosión: nos obliga a avanzar hacia el final del relato reptando, débiles; queremos escapar igual que ella, mientras todo se derrumba. Nunca rompáis un círculo”. Enlace del artículo:
https://altavozcultural.com/2020/04/18/resena-t-errores/

  • Ritual Román XXII: T.ERRORES vol. II (varios autores) por Román Sanz Mouta (23 de abril de 2020).

Una visión en el Castalio, por Maximiliano Ponce: en el cercano Marte, un proceso cognitivo de relajación que previene la salud mental desencadena una revelación. Esa reunión y el proceso astral invasivo para poner las consciencias en común puede despertar no solo recuerdos, sino verdades peligrosas… Un cuento de ciencia ficción bien trenzado, que nos muestra a la vez que oculta secretos que sólo la mente conoce. Pero el espacio es celoso, y gusta de sorprender con todo tipo de peligros inesperados.”Enlace del artículo:https://dentrodelmonolito.blogspot.com/2020/04/ritual-roman-xxii-terrores-vol-ii.html

  • Marcela Ponce, lectora entusiasta de Carl Jung y Aleister Crowley, hizo un análisis simbólico de este relato, asociándolo con la teoría de los arquetipos. Una interpretación reveladora, repleta de hallazgos impredecibles. (24 de abril de 2020).

Supongo que el nombre de «Una visión en el Castalio» viene justamente de la fuente sagrada de Castalia, donde se purificaban los peregrinos. Mas allá de eso, este cuento surrealista tiene demasiado contenido simbólico en solo unas pocas páginas. Thora y la importancia de su nombre y el peso que tiene, dado que como sabemos, nos evoca a la sabiduría de la Torá. Una sabiduría que viene de su propia experiencia, que tuvo a los 4 años y que no recordaba hasta ese punto, pero que le sirvió para trascender ese preciso momento de su vida, utilizando ese miedo inconsciente como recurso propio e intuitivo de lo que en verdad estaba sucediendo alrededor. A mí particularmente me recuerda al arcano II de La Sacerdotisa que tiene todas estas caracteristicas presentes en Thora: intuición, sabiduría, subconsciente, el conocimiento que se tiene pero que necesita ser recordado.

De hecho, hasta tiene en sus manos el libro de la Torá (homófono del nombre de la protagonista). Ella, desde el principio, se muestra reservada «le incomoda sacar la lengua frente a extraños» o quizás le incomoda expresarse por sí misma, cosa que después cambia totalmente. Si bien está redactado en tercera persona, el narrador hace hincapié en esas diferenciaciones con respecto a los demás tripulantes. Es como si su historia, que hasta ahora no había sido develada, se hubiera repetido 20 años después pero en otro contexto, donde ella ya sabía, sin saberlo, qué era lo que debía hacer. El «rocío de quasar» (que era como agua común) puede que sólo haya sido un placebo para llevar a todos a ese estado que en realidad se pudo haber dado por las circunstancias y el miedo, ahí es donde entra quizás la influencia de Fobos (uno de los satélites de Marte); no olvidemos que el otro es Deimos. Fobia y Terror en el inconsciente colectivo, nada bueno puede salir de esta combinación. Despues de todo la idea de todo esto era el de «poder encontrar consciencias individuales con el poder de ensamblarse en una consciencia versátil», en un planeta como Marte que ya remite a la guerra. La influencia de los demás astros no seria la misma que estando en el planeta tierra. Esto a mí particularmente me recuerda al libro Las lunas, el refugio de la memoria donde define al sistema solar como un paradigma funcional que está presente en toda realidad, interna (psíquica) y externa (mundo). El otro día me preguntaba «si en Marte están estos dos satélites, ¿cómo influirían sobre nosotros de llegar a habitar
ese planeta alguna vez?», y este cuento pareciera responderlo de una forma aterradora.
Por otro lado el ambiente creado en ese domo (refugio) no deja de ser algo irreal, pero me gustó como la caverna puede simbolizar ese lado más inconsciente, de igual manera esa chispa holográfica como impulso inicial. La representación de la víbora (una de las alucinaciones de Namura) se relaciona a un nuevo origen y —¿por qué no?— la figura de la iglesia católica también bajo la imagen de la «cruz de carne rosada» (gesto de Mc Bell).
Tampoco creo que sea casual la mención a la estimulación del plexo solar de Thora (energía emocional), y que a partir de ese momento ella empieza a tener un sentido propio de su voluntad y deja de sentirse sometida a la situación, hay una madurez que la lleva a hacerse
responsable de sí misma y a tomar acción por ello. Le da lugar a su propia voz. En ese momento fue la verdadera trascendencia de su ser, donde también hubo una conexión más mística con ella misma «…arremolinándose como una serpiente venenosa en el centro de su glandula pituitaria» (reguladora del organismo, conexión con el tercer ojo). La Conductora, por otro lado, representa la conciencia. Una vez que Thora entra en contacto con su subconsciente el escenario cambia, ya no hay más tormenta, todo se aclara, se descubre a ella misma, pero no pasa lo mismo con el resto. Trascender no es olvidar, matar al ego, ni perder la identidad sino darle otro sentido pero siempre desde un lugar propio y no impuesto; este pasaje me parece una excelente analogía. No es necesario el reseteo automático de uno mismo. Con respecto a la forma en que se digiere hoy por hoy todo este movimiento de la nueva era. Esta clarísimo. Es como decir «detras de nuestros miedos inconscientes puede haber una gran fortaleza que llegado el momento y si sabemos redirigirla nos puede llegar a salvarla vida, en todo sentido». Por último, Thora toma la decisión de ir por ese camino que ella mismo decidió, en cuatro patas (instintivo) va por el
conducto y es incapaz de ver lo que dejó atrás. Ya no le sirve, llegó a esa consciencia individual sin necesidad de relegar su historia. Hay un renacer de ella”.

El libro en formato ebook

Puedes leer la obra completa, en formato ebook, desde este enlace.

Sobre el autor:

Maximiliano Ponce (1984, Buenos Aires, Argentina) es traductor de lengua inglesa y escritor de fantasía, ciencia ficción y terror. Sus relatos han aparecido en Axxón, El Narratorio Digital, Círculo de Lovecraft, Revista The Wax, Revista Fantastique y Revista Lafarium, entre otros otras publicaciones. Recientemente ganó el segundo premio en el concurso de microrrelatos del Día del Tentáculo, celebrado en Madrid. Su cuento «Operación Gualichu» apareció publicado en CoLiPuCiFa, una antología de cuentos de ciencia ficción y fantasía editado por el sello Caminos de Tinta. Su cuento «Una visión en el Castalio» fue seleccionado para formar parte de la antología T.ERRORES (editada por Dentro del Monolito), cuya versión en papel será próximamente publicada en España.

Artículo elaborado por Sinforiano Digital para Caminos de Tinta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *