Listado de la etiqueta: re edición

Jorge Sallenave reeditó «La Quinta»

Presentada en 1993, la historia con la que el autor sorprendió a la provincia, tiene una nueva y necesaria edición.

Escritos constantes. Sallenave escribe cosas nuevas y reedita las anteriores.

En la última nota que ETC le hizo a Jorge Sallenave, a propósito del lanzamiento de “Perdices”, su novela más reciente, se deslizó una inexactitud. Para explicar su persistencia en la literatura puntana, este medio informó que el escritor estaba “cerca de los 80 años”.

Por diversos medios, siempre en tono amable y hasta jocoso, Sallenave se encargó de hacer ver el error. Al día de hoy, uno de los escritores más prestigiosos de la provincia tiene 73 años y, tal como decía aquella nota, sigue escribiendo con propulsión a sangre.

Mientras prepara dos nuevas obras que verán la luz posiblemente el año que viene, una editorial mendocina reeditó “La Quinta”, una de sus novelas más exitosas, que lo encontró en un momento prolífico de su vida.

La primera edición de “La Quinta” es de 1993 y causó una sensación en el mundillo literario provincial debido a su prosa ágil, la habilidad para la escritura que exhibió el autor a lo largo de su vida y por una galería de personajes reconocibles que con el tiempo sería una de las mayores características de Sallenave.

Horacio Spunter, el personaje que abre la novela, es un escritor que busca en la tranquilidad de una quinta de las afueras de la ciudad algo de concentración para ponerse a hacer su labor. En eso hay un punto de coincidencia con la vida real de Jorge, quien pasa buena parte de sus días en una hermosa propiedad de Juana Koslay, a la que la leyenda atribuye el título y el escenario de la novela.

A partir de allí la historia recibirá una serie de personalidades que conformarán una trama de misterio, intrigas, fugas y suspenso, otro de los ejes sobre los que el autor ha construido buena parte de su bibliografía.

Siempre ajeno a las cuestiones políticas -en su vida privada y, a veces, en su obra literaria- en «La Quinta», el escritor dedica una escena, narrada con el pulso exacto de un autor de su estirpe, al secuestro de personas por parte de  fuerzas policiales. «Hace un par de años, una editorial mendocina, «La Aldaba Ediciones», se dedicó a reeditar mi obra. Estoy muy agradecido por eso», dijo Jorge, quien firmó para la compañía de la provincia vecina y ya consiguió la reedición de «En la rotonda» —una obra de teatro sobre el cierre de la plaza Pringles— y «Relatos», una serie de cuentos, otra de sus especialidades.

Además, con esa misma empresa, Sallenave presentó «Perdices», una divertida novela sobre dos amigos que heredaron fortunas de sus padres y emprenden un curioso negocio que representa su material más novedoso hasta el momento.

Y por la misma editorial, el escritor pretende canalizar las dos obras en las que está trabajando por estos días, «Ausente con presunción de fallecimiento» y «Memé», dos policiales con la muerte como centro.

La aparición de «La Aldaba Ediciones» en la literatura de Sallenave coincide con un momento especial de su vida, en el que ya no puede viajar tanto como antes. «Tuve algunos percances en mi vida que me imposibilitaron viajar, una de las cosas que más disfrutaba», afirmó el escritor.

Para la edición 2017 de «La Quinta», el autor prefirió poner en la tapa a Caldo y Bastón, los dos perros que vigilaban la quinta en la obra literaria.  Hay otros cambios, aunque mínimos: «Modifiqué la ubicación de algunos capítulos y cambié algunos títulos. El texto está igual», sostuvo el autor.

En la pieza, que contiene brujos y brujas, apariciones, arañas peleadoras, secuestradores olvidadizos, entre otros, el personaje más importante es, sin embargo, la propia quinta, un lugar que Sallenave conoce tan bien como la describe.

La reedición de «La Quinta» representa una serie de sucesos en la vida literaria de Jorge. La posibilidad de que nuevas generaciones se abran a sus libros, el reconocimiento sobre una obra completa y extensa a la que conviene regresar y el impulso para continuar con una inventiva entre detectivesca y atroz, a los 73 años.

Sirva este artículo para remendar aquel error involuntario que el propio Sallenave se encargó de disculpar de inmediato.