Listado de la etiqueta: merlo

Homenajearán al poeta Antonio Esteban Agüero

Este lunes 18 de junio se cumplen 48 años del fallecimiento del artista puntano. El acto de conmemoración se realizará el miércoles 20 de junio, a las 18:00, en la Casa del Poeta Agüero en Merlo. La actividad estará coordinada por la profesora Laura Albornoz Britos, quien leerá obras de Agüero junto a otros escritores.

Durante el evento estarán las escritoras Liliana Mainardi, María Inés Lafranchini, Lorena Lara y la directora de la Casa del Poeta, María del Sol Uría, quienes leerán poemas de Agüero junto a músicos invitados.

Laura Albornoz Britos es farmacéutica, profesora universitaria, docente de nivel medio y artista musical. Puntana de nacimiento, vive en Villa de Merlo hace más de 10 años, y sobre esta conmemoración explicó que “el miércoles 20 de junio nos convoca un año más del fallecimiento del gran poeta Antonio Esteban Agüero, y vamos a estar tratando de humildemente de homenajear a este gran poeta puntano, quien nos ha legado una obra literaria fantástica y gigante, la cual vamos transitando y descubriendo día a día”.

Por su parte, la directora de la Casa del Poeta Agüero, María del Sol Uría, destacó: “Vamos a leer sonetos de distintas localidades del departamento Junín, enfocando el concepto de Puntanidad de Agüero. En la obra literaria del poeta se encuentran descriptas un montón de localidades y parajes. Nosotros hemos querido darle una mirada personal desde la Casa del Poeta, y vamos a ir rescatando distintos sonetos o versos que tienen que ver con distintas poblaciones que hoy en día constituyen a toda la Villa de Merlo, como Rincón del Este, Cerro de Oro, El Pantanillo, Piedra Blanca y algunas localidades que están sobre la ruta 1, que es todo el corredor turístico”.

ANSL.

Encuentro de escritores en Merlo

Coordinado por la escritora Liliana Mainardi, será este viernes a las 18:00 en el auditorio.

Esta reunión literaria denominada “Palabras al Pie de la Sierra”, contará con la presencia de escritores de Merlo, Carpintería, Los Molles, Villa Larca, Santa Rosa y la región.

Sobre Mainardi

Vive en Cortaderas, es paisajista y poeta. Integró diferentes talleres de escritura desde 1998, como así también mesas de lectura. Participó en diversas antologías, como en Poetas del siglo XXI, España, y ahora lo hace en la “Antología Poetas Latinoamericanos”, editorial Imaginarte 2015, “Mujeres 1” edición Le Croupier 2016.

Publicó “Río Adentro” de la editorial Dunken, en 2015; “Surco Abierto”, Alción Editora, 2016; y “Huellas del fuego”, Alción Editora, en marzo de 2017. Colabora además en diferentes publicaciones digitales nacionales e internacionales.

ANSL.

“El regreso del poeta”: la UNLC homenajeó a Agüero, tras 33 años de su retorno a San Luis

La Universidad Nacional de los Comechingones celebró dos actos en memoria a Antonio Esteban Agüero, al cumplirse un nuevo aniversario de su repatriación a la Villa de Merlo.

Se cumplió otro aniversario de “El Regreso del Poeta”, Antonio Esteban Agüero, uno de los hombres más influyente en la cultura de San Luis, y la Universidad de Los Comechingones participó de dos actos que le rindieron homenaje en la Villa de Merlo, su pueblo natal.

Agustina Rodríguez Saá, rectora de la institución, encabezó los actos y descubrió dos placas que recordarán, a las futuras generaciones, su nombre y la huella que dejó en la comuna que inspiró gran parte de su obra.

El primero fue por la mañana, en el cementerio de la localidad, donde yacen sus restos desde el 12 de octubre de 1984. En esa fecha su cuerpo fue trasladado a la localidad, para cumplir con el deseo del poeta, de descansar en una sepultura que le permitiera ver las sierras de los Comechingones, por toda la eternidad.

La placa quedó erigida en una de las paredes de su tumba.

La ceremonia se repitió por la tarde, en los jardines de “La Casa del Poeta”, hoy convertida en museo.

Los homenajes fueron organizados por la Secretaría de Turismo y Cultura de Merlo, la Asociación Cultural Antonio Esteban Agüero y la Casa del Poeta.

Junto a la rectora participaron los directivos, personal docente y no docente de la UNLC, y el intendente Miguel Ángel Flores, junto a otros funcionarios municipales.

El Diario de la República.

Se brindará una charla sobre “el lenguaje en la literatura de hoy”

En el marco de la segunda “Semana de la letras merlinas”, se realizará el miércoles a las 18 una charla abierta a cargo de la escritora María Inés Lanfranchi. La cita será en La Pulpería Lo de Urquiza.
Se brindará una charla sobre “el lenguaje en la literatura de hoy”
La charla de café propone, según María Inés Lanfranchi, “que nos paremos a mirar qué podemos hacer con el lenguaje a la hora de escribir”. “Es precisamente la elección del narrador el que nos va a pedir que hablemos (escribamos) desde un tipo de lenguaje. Así nuestros textos pueden incorporar lo cotidiano de un ser de campo, lo poético desde la metáfora más sublime, lo adolescente como realidad que no podemos desconocer, lo terrible y fatal desde el drama más extremo”, expresó. Durante el encuentro, se realizarán algunos ejercicios para lo que se propone llevar papel y lapicera.

También durante la semana habrá otras charlas, el viernes a las 16:30 se presentará la Colección de “San Luis Libro” en el salón de la Asociación hotelera gastronómica de Villa de Merlo, Los Almendros 100. También ese mismo día el Centro de Historia de Merlo a las 19, realizará su Encuentro con la Historia en la Casa del Poeta. El sábado de 15 a 17 en Plaza Sobremonte  se realizará un “Micrófono abierto de escritores”.

Fuente: InfoMerlo.

Villa de Merlo, un atelier a cielo abierto

Los participantes de la edición 27 del Encuentro de Pintores Paisajistas deben fusionar pintura y literatura en sus cuadros, basados en la obra del poeta merlino, Antonio Esteban Agüero.
Villa de Merlo, un atelier a cielo abierto
Pintores Paisajistas – Los artistas se inspiraron en Agüero

Villa de Merlo se convirtió este fin de semana en una galería de arte a cielo abierto. Artistas que llegaron desde diversas ciudades participan de la edición 26 del Encuentro Nacional e Internacional de Pintores Paisajistas. Este año, con un doble desafío creativo. Por un lado, reflejar en sus telas los paisajes de Merlo. Y encadenar esa creación a la obra literaria del poeta Antonio Esteban Agüero, del que se cumplen 100 años de su natalicio. Dibujo, pinceles, colores, técnicas y el verbo mágico de Agüero. Ese parece ser el lema: pintura y literatura, fusionados.

Desde ayer, se puede apreciar en Villa de Merlo, que lugares emblemáticos como Piedra Blanca, el Algarrobo Abuelo, la Casa Palmira, los arroyos, la plaza Sobremonte, por citar algunos, se han transformados en atelier al pie de la sierras de los Comechingones. Luis Palacios, (Mendoza) dijo a infomerlo que era su segundo año participando en el Encuentro de Paisajistas, y eligió ubicarse en inmediaciones de la biblioteca Leopoldo Lugones. A pocos metros, Luisa Díaz, de Juana Koslay hacía sus primeros trazos en tela.  También eligieron ese sector, José Bonnano (Quilmes, provincia de Buenos Aires), que lleva 17 años participando de Pintores Paisajistas. Enfrente, y al lado de la capilla, Martina González de Villa de Merlo y con 13 años de edad emprendía su primea experiencia, acompañada de su familia.

En el arroyo de la Reserva de Piedra Blanca, entre el rumor del agua y la vegetación, Leandro Altamirano (Villa Dolores, Córdoba) había elegido un sitio apartado para su pintura. Lejos de todo. Entre los árboles en busca de colores cálidos. En el lecho del rio, Graciela Marcos montó su atril, y desde allí miraba las sierras. Ella es de General Rodríguez, provincia de Buenos Aires. Es su segunda vez en el concurso. El año anterior brilló.

EN EL ALGARROBO

El Algarrobo Abuelo también fue de los lugares más buscado por los artistas. Desde el exterior, tres mujeres que llegaron desde el pueblo de Godoy, provincia de Santa Fe, diseñaban sus obras. Viviana Santoni, Ilda Rodeni y María Rosa D’Angelo, paraticipan por primera vez del Encuentro.

En torno al mítico árbol, Mariela Gallegos, de Villa Dolores, eligió una técnica muy trabajada para su cuadro, de estilo figurativo. Para ella, es también la primera vez que pinta en Villa de Merlo. Al igual que para Ruben Cavalieri, que llegó de Sargento Baigorria, provincia de Santa Fe. A su lado, pintaba Stella Maris Gutierrez, de Mendoza, donde reflejaba el Algarrobo Abuelo inspirado en la Cantata de Antonio Esteban Agüero : Abuelo Algarrobo.

Cuando los artistas finalicen sus obras, y descansen sus pinceles, a partir de las 19, en el patio de Casa Palmira se iniciará el clásico fogón de los pintores, con entrada libre y gratuita para poder disfrutar de muy buena música.

Fuente: InfoMerlo

Se presentó la antología de poemas de Antonio Esteban Agüero

La cita fue en la Casa del Poeta de la Villa de Merlo, en un emotivo acto que contó con la presencia de autoridades provinciales, municipales, escritores y familiares del poeta.

Gustavo Romero Borri participó del acto.

Gustavo Romero Borri participó del acto.

El Gobierno de la provincia, a través del Programa Cultura, llevó a cabo el viernes 10 de febrero a las 19:00, en la Casa del Poeta, un acto donde la hija de Antonio Esteban Agüero, María Teresa Agüero, presentó el libro “Regreso al canto”: una antología homenaje en el centenario de su padre.

La jefa de Programa Cultura, Silvia Rapisarda, agradeció a todos por el acompañamiento, y expresó: “Estamos muy contentos por estar presentes en esta fecha tan importante para la literatura puntana, como es el centenario del natalicio de Agüero, y acompañar a María, la hija del gran poeta, en la presentación de su libro”.

La palabra inicial estuvo a cargo de María José Lucero, quien recordó el trabajo de la compilación de los poemas, una investigación que incluyó no sólo la lírica de Agüero, sino también su historia, su vida, sus amigos y cómo dejó una huella imborrable en las vidas de cada lector y de cada persona que lo conoció.

Gustavo Romero Borri, escritor y poeta, acompañado de la guitarra de Carlos García, recitó “Canción para saludar al sol”, poema de Agüero.

El acto culminó con la palabra de Marta Elena Oyos.

Durante el intermedio, los visitantes degustaron mazamorra en el patio, mientras artistas independientes representaban los poemas de Agüero en pequeñas intervenciones teatrales; entretanto, las susurradoras susurraban poemas al oído de los presentes.

El gran poeta Antonio Esteban Agüero fue designado en vida como “cantor de la puntanidad” y ha dejado una obra de alta calidad lírica que, a lo largo del tiempo transcurrido, ha ganado adeptos y nuevos lectores, quienes descubren en su voz un llamado a la libertad y un regreso a la celebración de la naturaleza pura, antigua y actual.

El poeta, el hombre, Antonio Esteban Agüero, en uno de sus poemas escribe sobre los 100 años: “Yo soy el niño y el niño es este hombre, cuya faz se deforma en el espejo, y el espejo dice: ya tenéis 100 años. Yo no tengo cien años, soy el niño, de venas verdes como un árbol joven, que anuncia en la noche la mañana”.

Fuente: Agencia de Noticias San Luis.

Nota y fotos: Prensa Programa Cultura.

Corrección: Alejandro Andrada.

Agüero, espejo claro de Puntanidad

Los festejos en Merlo comienzan este viernes y se extenderán hasta el domingo 12. A continuación, el programa completo.

Los festejos en Merlo comienzan este viernes y se extenderán hasta el domingo 12.

Los festejos en Merlo comienzan este viernes y se extenderán hasta el domingo 12.

Para celebrar, la historiadora y vicepresidenta de la Asociación Cultural “Antonio Esteban Agüero”, Teresa Fernández Bengoechea, cita “La Verde Memoria” (Leyendas. Sueños y evocaciones), cuando el poeta imagina su nacimiento: “Eran las siete de la mañana de un día (7 de febrero de 1917) que se insinuaba cálido y sonriente cuando mis ojos se abrieron a la claridad del mundo… la últimas cigarras de la estación sonaban en todos los follajes alborozados y felices. Su canto crecía y decrecía como obedeciendo a la batuta de un director de orquesta invisible y llegaba hasta mi madre en anchas y musicales oleadas, que ella escuchaba atenta y feliz, pues le parecía que cantaban en honor de su hijo. Que celebraban el nacimiento de su hijo.”

“Él se complacía en pensar que su vocación como poeta tenía su origen en ese cálido verano en el que recibió el corazón de una cigarra. Cien años más tarde, recordamos al Poeta de Merlo como traductor de pájaros e intérprete de San Luis, su paisaje, su historia y su gente. Y celebramos, con alegría, su nacimiento”, dijo Fernández y resaltó: “Agüero fue un espejo claro de Puntanidad”.

Este viernes comienzan las actividades por los 100 años del poeta en su renovada casa que permite el acercamiento a la intimidad, destaca por la ambientación acorde a la época y por el canto de los pájaros en las habitaciones.

 

 

Fuente: Agencia de Noticias San Luis.

Nota: Matías Gómez.

Fotos: Gentileza Casa del Poeta.

Merlo se viste de fiesta para conmemorar los 100 años de Agüero

La Villa Turística amaneció decorada con intervenciones urbanas en diferentes puntos del centro de la ciudad. Además, durante esta jornada, habrá varias actividades en la Casa del Poeta y en el Festival Valle del Sol.

La tierra natal del poeta se viste de fiesta...

La tierra natal del poeta se viste de fiesta…

Desde el Programa Cultura informaron que las actividades se extenderán hasta el 12 de febrero inclusive, teniendo al 7 como día del acto central en la Casa del Poeta, ubicada al ingreso de Villa de Merlo.

Para este sábado está previsto la realización de un mural temático en homenaje al poeta, que estará a cargo de la artista local Verónica Elizondo. Luego, en horas de la tarde, se llevará a cabo una recorrida y experiencia mapping por la Sala “Vivir en poesía” de la Casa del Poeta.

A las 21:00 se realizará “Agüero Café Concert”, a cargo de Ricardo Torres, que será en el Auditorio del Museo, mientras que a las 21:30 se desarrollarán distintas actividades en la plaza céntrica y en la Avenida del Sol, invitando a los festejos conmemorativos del centenario.

Finalmente, a las 22:00, y en el marco del Festival Valle del Sol, se llevará a cabo la presentación del tráiler “La verde memoria”, autobiografía de la infancia de Antonio Esteban Agüero.

Así luce una vereda de Merlo.

Así luce una vereda de Merlo.

Fuente: Agencia de Noticias San Luis.

Nota y foto: Prensa Programa Cultura.

Viernes de aves en la Casa del Poeta

Entre otras actividades, habrá un homenaje al destacado escritor y ornitólogo Tito Narosky y se presentará el libro “Aves de las Sierras Centrales de Argentina”.

Viernes de aves en la Casa del Poeta en Merlo.

Viernes de aves en la Casa del Poeta en Merlo.

Raúl Balla, autor de la obra centrada en la Villa de Merlo, comenzó a fotografiar aves como hobby en 2008. “Allá por el 2010 nos relacionamos con Aves Argentinas y con el grupo de amigos formamos el Club Observadores de Aves, al que llamamos Chiguanco y en el cual participo activamente. Hace tres años empecé a escribir el libro con un grupo de amigos que me ayudaban para chequear y conseguir las especies que son todas de las Sierras Centrales. Tomamos desde el límite con Córdoba hasta Boca del Río, que es casi cerca de La Punilla, y desde el Bajo de Véliz hasta el filo de la montaña. El relevamiento está hecho todo en provincia de San Luis que abarca unos 1.500 km2”, explicó.

En la guía aletean la belleza y el conocimiento. El objetivo es fomentar la conservación de la fauna local.

“En el noreste de San Luis se observaron y registraron 242 especies; representando casi el 25% de las especies de Argentina. Este trabajo describe las aves, diferenciando entre macho, hembra y juvenil según corresponda; tamaño, hábitat, etc., con más de 300 fotografías. Identificar aves en su hábitat constituye un gran desafío. El tamaño, color, silueta, forma de volar, comportamiento y su canto conforman un todo, que en muchos casos exige alto grado de paciencia para despejar dudas y lograr la correcta identificación del ave observada”, describió Balla.

Para el autor es otro logro presentar la guía en la reluciente casona del Capitán de Pájaros. “La satisfacción es inmensa, por estar en la reciente inaugurada Casa del Poeta Antonio Esteban Agüero, cuya poesía está muy identificada con las aves, como también la increíble ambientación del Centro Cultural”, expresó.

“También por la participación de importantes personalidades, como Tito Narosky, reconocido ambientalista tanto en Argentina como Sudamérica, autor de la Guía de Aves de Argentina y Uruguay. Marcelo Canevari, vicepresidente de Aves Argentinas; Roberto Güller, fotógrafo naturalista; Carlos Montefusco, artista plástico reconocido por sus dibujos gauchescos y de fauna nativa, y Mirta Narosky, artista plástica”, señaló Balla quien además desarrolló una aplicación (APP) gratuita para Android, en Play Store, que permite disfrutar de las aves puntanas.

Este viernes en Merlo se presenta el libro Aves de las Sierras Centrales en Argentina.

Este viernes en Merlo se presenta el libro Aves de las Sierras Centrales en Argentina.

Programa de actividades organizadas por la Casa del Poeta

08:30 Salida de observación de aves silvestres zona Monte Whitii; 2 horas; guiados por Sergio González Fabiano del COA Chiguanco de Villa de Merlo y Walter Cejas, director Museo de Zoología de la Universidad Nacional de Córdoba. Inscripción abierta en Secretaría de Turismo.

17:00 En patio interno de la Casa del Poeta, con participación del público, la artista plástica Mirta Narosky hará una obra alusiva a las aves mientras expone sobre técnicas de pintura.

18:00 Recepción en la Casa del Poeta Antonio Esteban Agüero; recorrido por la exposición fotográfica: “Aves, una pasión, Tres Libros” – “Entre hombres y pájaros” de Tito Narosky; “Aves de Argentina, retratos y reflexiones”, de Nicolás Tizio y Tito Narosky y “Aves de las Sierras Centrales de Argentina con centro el Villa de Merlo SL”, de Raúl Balla.

Manuel Cuffoni, escultor, acompañará con dos de sus obras en el idioma de la madera, Águila Mora (tallado) y Alilicucú común (escultura).

19:00: Homenaje a Tito Narosky. El presidente del HCD, Mariano Stinga, le entregará un presente considerándolo “Visita Ilustre de la Ciudad”.  Acompañarán Roberto Güller, Marcelo Canevari y Carlos Montefusco.

19:15: Charla de Tito Narosky con participación del público. Nicolás Tizio comentará su experiencia de trabajo junto a Tito.

20:30 Presentación del libro “Aves de las Sierras Centrales de Argentina” con centro en Villa de Merlo. Autor: Raúl Balla. Comentarios sobre el libro.

20:45 Manifiesto sobre las Aves Silvestres, interpretará “Churly”.

20:55 Firma de libros.

21:00 Cierre del Centro Cultural.

Nota: Matías Gómez.

Fotos: Marcelo Lacerda- Gentileza Ráúl Balla.

Corrección: Berenice Tello.

Fuente: Agencia Noticias San Luis.

Un paseo por la renovada casa del poeta Agüero

Este jueves a las 18:00 se inaugura la puesta en valor de su hogar natal y un centro cultural en Merlo. La obra, que posibilitará el acercamiento a la intimidad del poeta, destaca por la ambientación acorde a la época y será un recorrido “capitaneado por pájaros”.

Este jueves a las 18:00 se inaugura la puesta en valor de su hogar natal y un centro cultural en Merlo.

Este jueves a las 18:00 se inaugura la puesta en valor de su hogar natal y un centro cultural en Merlo.

“Para llegar a esta realidad se inició un camino que tuvo a Carlos Juan Rodríguez Saá como uno de los primeros artífices que pensó esta obra como un centro de la Puntanidad. Luego, ya en su ausencia, continuaron con este proyecto Pedro Funes y Gabriel Villazón, entre otros, quienes, para concretar una misión de trascendencia poética, se adentraron en la palabra de Agüero, con lejano respeto, en un principio, y profundo amor, más tarde”, contó la historiadora y vicepresidenta de la asociación cultural “Antonio Esteban Agüero”, Teresa Fernández Bengoechea.

“El Gobierno de la provincia fue garante y ejecutor de esta ilusión. Y acompañaron la familia del poeta, antiguos y nuevos habitantes de Villa de Merlo, los miembros de la Asociación Cultural ‘Antonio Esteban Agüero’ y voluntarios testigos coetáneos”, agregó.

Un paseo por la renovada casa del poeta, rumbo al centenario de su natalicio

Antes de la inauguración de este jueves, Fernández describió cuánto ha cambiado el edificio.

“Sorprenderá, a quienes visiten la Casa, la bullanguera y animada guía de los pájaros, ‘la sangre que vuela’ (según Agüero), que nos trasladan desde el exterior hacia el universo del poeta. En un principio, una cronología en la que se destaca la obra lírica, orientará nuestros pasos. Podremos leer el muy lorquiano poema ‘El niño y el agua’ en un estanque, con el fondo de un arroyo, y en una pared, próxima al auditorio, ‘Digo el llamado’ nos recordará la gesta sanmartiniana, trágicamente humana. El auditorio, la biblioteca para poetas, la sala de exposiciones y reuniones invitan a los amantes y profesionales de las Ciencias Humanas y Sociales a rondar la palabra de nuestro poeta mayor, investigar su obra y recrear un entorno, convertido en poesía. En este sector, de innovadora concepción, que contrasta con la vieja casona, se proyectarán dos secciones audiovisuales: ‘La verde memoria’ y ‘Cantata del algarrobo’. También será lugar de encuentro para actividades culturales y académicas”, precisó.

“Descenderemos a la casa por sus galerías conventuales, frente a un alegre jardín, con su aljibe del siglo XIX. El dormitorio del poeta nos permitirá acercarnos a su vida y obra: numerosos libros ilustran las paredes. Enseguida veremos un baño, espejo del pasado, doble imagen de un tiempo recuperado. El perfil de la montaña y voces de pájaros celebran, con sentido ecológico, las otras dos salas: es el mundo del ‘Tono’”, explicó la historiadora.

“El comedor principal es memoria viva de instantes y permanencia: una radio y una guitarra, entre los muebles de época, nos introducen en la intimidad del poeta. La biblioteca, en mágica recreación, adquiere vida en la voz de Agüero. Y con profunda emoción nos acercaremos al fin de un camino del que no podremos regresar, puesto que permaneceremos contenidos por la voz insondable del poeta”.

“Finalmente, en la cocina, el ‘Digo la mazamorra’ nos conducirá a nuestro origen latinoamericano. Bello y profundo momento, circular como en los clásicos griegos. Desde el amado Homero de Antonio, que soltaba mariposas, pájaros, dioses, arqueros y barcos, hasta sus propias palabras, en nuestro complejo siglo XXI, que nos invitan a ‘regresar al canto’”, detalló.

El Ministerio de Obras Públicas informó que el monto de la inversión asciende a $410,769.55. La nueva superficie construida fue de 463,00 m2, en tanto que la reforma y puesta en valor se realizó sobre 280,00 m2, entre los que destaca el cuidado sobre el mobiliario de la época en la cual respiró Agüero.

Nota: Matías Gómez.

Fotos: Gentileza Pedro Funes.

Corrección: Mariano Pennisi.

Fuente: Agencia Noticias San Luis.

Se desarrolló el VIII Festival de Poesía en la Escuela

La iniciativa fomenta diálogos e inventivas entre artistas, familias y alumnos de diferentes puntos del país. Merlo y Villa Mercedes aportaron diversas creaciones de las plumas pequeñas.

Se desarrolló el VIII Festival de Poesía en la Escuela.

Se desarrolló el VIII Festival de Poesía en la Escuela.

En 2011, el prestigioso poeta argentino Juan Gelman dijo: “Este Festival tiene un gran valor: lleva a las escuelas poesía de verdad, la que aprendemos a amar, la que nos ayuda a pensar y sentir con el espíritu sin errores de ortografía ni sintaxis imperfectas. Saludo a sus organizadores de todo corazón y ojalá este ejemplo cunda y abrigue a los alumnos del país entero”.

Este año, la primavera asombró a los poetas con y sin mochilas. El Festival cuenta con el apoyo del Programa de Cooperación de la Embajada de Suiza y el Programa de Visitantes de Acción Cultural Española. Cada jornada del Festival puede seguirse enwww.poesiaenlaescuela.blogspot.com.ar donde se publican crónicas diarias de los encuentros.

“Se ha participado por segundo año en el Festival de Poesía en la Escuela, con el Colegio Nº 435 “Pueblo Comechingón”, el cual ha representado a San Luis junto a Villa Mercedes. El martes 20 de septiembre se desarrolló la jornada. Este año ha participado la escuela primaria completa y con gran alegría se ha convocado a 13 participantes entre escritores, poetas, artistas y músicos”, contó la escritora Liliana Mainardi quien coordinó el evento en tierra puntana junto a Carmen Marveggio, y Carina Miranda.

Entre las actividades que se desarrollaron, Mainardi indicó que hubo lecturas, narraciones, cuentos y hasta plantas aromáticas. Elsa Bornemann, Carlos A. Perchero, Enrique Barrios, Javier Villafañe, Polo Godoy Rojo y Dora Ochoa de Masramón, fueron algunos de los autores trabajados durante la jornada que se cerró con la participación del grupo “Del Monte Dúo”, integrado por Martín Fernández y Silvina Zabala.

“Todas las docentes y directivos han acompañado y colaborado para que el Festival de Poesía sea posible. Todos los trabajos de los niños quedarán en exposición en la escuela durante toda la semana”, indicó Mainardi.

Merlo y Villa Mercedes aportaron diversas creaciones de las plumas pequeñas.

Merlo y Villa Mercedes aportaron diversas creaciones de las plumas pequeñas.

Nota relacionada

El Festival de Poesía en San Luis el año pasado.

 

Nota: Matías Gómez.

Fotos: Liliana Mainardi.

Corrección: Mariano Pennisi.

Fuente: Agencia Noticias San Luis.

Iván Gazzo presentó su colección titulada “Virus”

El escritor merlino presentó sus dos libros largos sobre cuentos, poesías y relatos que se relacionan a través de virus que se propagan a través de la lluvia y del viento.

El escritor merlino, Iván Gazzo, presentó su colección titulada “Virus”.

El escritor merlino, Iván Gazzo, presentó su colección titulada “Virus”.

Estoy muy contento por estar, ya que es la primera vez que asisto”, mencionó el joven merlino, y añadió: “Mi obra consiste en dos libros largos sobre cuentos, poesías y relatos que se van relacionando a través de un virus -nombre de la colección- que en el primero es a través de la lluvia y en el segundo por el viento”.

El joven también comentó: “Dentro de los libros hay obras premiadas en Buenos Aires, como por ejemplo, “Te lo prometo” que salió como mejor cuento a nivel internacional en el certamen de Revistas del Sur 2014”.

Los libros son “una idea innovadora porque fusionó la literatura con el guion cinematográfico y eso ofrece un producto único”, mencionó Gazzo.

“Yo creo que la Feria del Libro es una celebración a la diversidad, al compartir distintas experiencias, incluso, aprender de los grandes artistas, como Alejandro Dolina. Es festejar entre todos la parte intelectual del ser humano, que sin esto no podríamos existir”, concluyó el escritor.

Nota: Pablo Lucero.

Foto: Jesica Flandes.

Corrección: Mariano Pennisi.

Fuente: Agencia Noticias San Luis.

Semana de las letras, del 17 al 20 de junio

Junio es un mes rico en efemérides literarias para el país y la provincia, motivo por el cual diversos sectores tienen previsto realizar actividades conmemorativas, con vistas a realzar la obra de escritores, homenajear a ilustres y a celebrar la trascendencia de la literatura como uno de las artes principales de la cultura universal.

San Luis conmemorará en Merlo varias fechas literarias con su Semana de las Letras.

San Luis conmemorará en Merlo varias fechas literarias con su Semana de las Letras.

Sin lugar a dudas, entre los referentes más emblemáticos de las letras de la provincia la figura del poeta Antonio Esteban Agüero se erige con sobrada razón, y de hecho es en junio cuando se conmemora su desaparición física, puntualmente el 18. Y a nivel nacional, el 13 está instaurado como Día del Escritor Argentino, y el 15 el Día Nacional del Libro y Aniversario de la Biblioteca Leopoldo Lugones.

Con tantas fechas de trascendencia, la Intendencia de la Villa de Merlo, a través de su Secretaría de Turismo, ha organizado la Semana de las Letras, a desarrollarse desde el 13 al 20 del corriente, formando parte del proyecto municipal “Identidad Merlina”, cuya premisa apunta a reencontrar, conocer y fortalecer los rasgos y valores más puros y positivos de la Merlinidad, como idiosincrasia inserta en la Puntanidad.

Visitas guiadas poéticas al Algarrobo Abuelo, charlas temáticas de la escritora María Inés Lanfranchi en la pulpería “Lo de Urquiza”, “suelta de libros” en la plaza Sobremonte, con la participación del Programa San Luis Libro, del Ministerio de Turismo y las Culturas, y otras actividades son las enunciadas en el listado previsto por los organizadores.

Asimismo, habrá una presentación de obra teatral “Teatro Leído”, con fragmentos de la obra del poeta Agüero. Para los niños habrá propuestas lúdico – literarias con la “Bibliomóvil Capitán de Pájaros”.

Estas actividades se sumaran a las organizadas por la Secretaría de Cultura y la Asociación Cultural “Antonio Esteban Agüero”, con un acto en homenaje al poeta el día 18 de junio, en la casa museo “Palmira Scrossoppi”.

Muchas de estas actividades se reforzarán durante el fin de semana prolongado del 17 al 20 de junio.

Hasta el momento, la agenda confirmada es la siguiente:

Lunes 13

10:30 a 11:30 – Visita poética guiada en el Algarrobo Abuelo.

19:00 a 21:00 – Charla sobre literatura fantástica: “Escribir ¿es en soledad? – Lugar de la fantasía en el oficio de escribir”. En la pulpería “Lo de Urquiza”.

Martes 14

10:30 a 11:30 – Visita poética guiada en el Algarrobo Abuelo.

17:00 a 19:00 – “Narraciones y susurros merlinos” en la pulpería “Lo de Urquiza”.

Miércoles 15

16:00 a 17:00 – Visita poética guiada en el Algarrobo Abuelo.

“Suelta de libros” en conmemoración al Día Nacional del Libro. Durante todo el día. Desde el casco histórico.

Jueves 16

10:30 – Visitas guiadas gratuitas por el casco histórico.

16:00 a 17:00 – Visita poética guiada en el Algarrobo Abuelo.

17:00 a 19:00 – “Narraciones y susurros merlinos” en la pulpería “Lo de Urquiza”.

Viernes 17

10:30 – Visitas guiadas gratuitas por el casco histórico.

11:30 – Visitas guiadas gratuitas en la capilla histórica.

10:30 a 11:30 – Visita poética guiada en el Algarrobo Abuelo.

Sábado 18

10:00 – Senderismo temático-cultural en la Reserva Natural Mogote Bayo.

10:30 – Visitas guiadas gratuitas por el casco histórico.

15:00 a 17:00 – Bibliomóvil Capitán de Pájaros – Actividades lúdicos-literarias para niños.

16:00 a 17:00 – Visita poética guiada en el Algarrobo Abuelo.

19:00 – Acto conmemorativo por aniversario del fallecimiento del poeta Antonio E. Agüero en Casa Museo “Palmira Scrosoppi”.

Domingo 19

10:00 – Senderismo temático-cultural en la Reserva Natural “Mogote Bayo”.

10:30 – Visitas guiadas gratuitas al casco histórico.

15:00 a 17:00 – Bibliomóvil Capitán de Pájaros – Actividades lúdicos-literarias para niños.

16:00 a 17:00 – Visita poética guiada en el Algarrobo Abuelo.

19:00 – “Teatro Leído”  con fragmentos de nuestro poeta Agüero en el Casa Museo “Palmira Scrosoppi”.

Lunes 20

10:30 a 11:30 – Visita poética guiada en el Algarrobo Abuelo.

10:30 – Visitas guiadas gratuitas por el casco histórico.

Fuente: Prensa Municipal de Merlo.

Corrección: Mariano Pennisi.

Poeta al fin

Carmela Quipildor esperó hasta la jubilación para dedicarse de lleno al arte. Nació en Catamarca pero vive hace varios años en Merlo, donde pule sus versos orquestados por la naturaleza y la pintura, otra de sus pasiones. Pronto publicará su quinto libro.

Además de poeta, Carmela ha sido docente, dibujante, pintora, fotógrafa y mimo.

Además de poeta, Carmela ha sido docente, dibujante, pintora, fotógrafa y mimo.

“El arte me dio el sentido de la vida y la poesía es una necesidad espiritual”, sentencia Carmela Quipildor, a los 78 años.

En su pequeño departamento en Merlo, donde vive desde 2001, tiene varios cuadros con diferentes técnicas que dan cuenta de su larga inquietud artística. Pero además de los pinceles y la pluma, Carmela ha trabajado con las tizas, los párpados y con guantes. Es que fue docente, fotógrafa y mimo.

En breve publicará su quinto libro que, a diferencia de los anteriores compuestos por versos al estilo haiku, ahora elabora un ensayo sobre educación, en base a su experiencia.

Quipildor nació en Tinogasta, provincia de Catamarca. “Desde pequeña buscaba cosas para hacer arte. A los siete años me fui a vivir a Córdoba con mi madrina, porque pertenecía a un hogar muy pobre y mi madre estaba muy enferma. Mis hermanos tuvieron que trabajar desde muy pequeños. En el 83, me reencontré con ellos en el sur del país”, cuenta.

“Una mañana me despierto y se me vino la palabra Merlo. ¡Ah! dije, debe ser el Merlo de San Luis, entonces me vine a averiguar”, agrega sonriendo.

Carmela trabajó doce años en el Instituto de Oncología “Ángel H. Roffo”, luego se desempeñó quince años en servicios sociales bancarios y posteriormente fue docente de dibujo en Buenos Aires, donde vivió por más de cuarenta años.

“Nunca viví del arte. Ahora que estoy jubilada, sí”, expresa. Durante su tiempo libre, Quipildor se dedicaba a su pasión. “Trabajé como técnica radióloga para trabajar menos horas y dedicarme al arte”, dice entre risas.

“Se ve que no nací para tener hijos. Mis hijos son todos estos”, reflexiona sonriente, mientras señala los cuadros en su hogar. El silencio hace que las cucharas del café suenen como martillazos. “En Catamarca no me conocen”, confiesa luego, seria.

Carmela Quipildor esperó hasta la jubilación para dedicarse de lleno al arte.

Carmela Quipildor esperó hasta la jubilación para dedicarse de lleno al arte.

Quipildor realizó exposiciones en Merlo y Buenos Aires. También escribe historietas, cuentos y ha participado en diversas antologías. En su biblioteca atesora obras de Roberto Juarroz, Vicente Huidobro, Santiago Kovadloff, entre algunos de sus preferidos.

Su tercer libro, titulado “Semillas”, va por la segunda edición. A menudo recibe cartas de puño y letra con cometarios desde otros países.

Agüero ha maravillado a la poeta. Lo relee siempre. Para el concurso “Agüero, poeta del arraigo”, le dedicó un poema que lee con resonante cadencia: “Salgamos vestidos de niebla/ con la ropa de los vagabundos y los humillados,/ para dar nuestro canto de viva voz, Antonio Esteban Agüero”.

En este poema, Carmela también parece presagiar su propio destino: “Ser polen que viaja/ meterse en la célula del canto/ armar y quebrar la vida/ ese es el destino del poeta/ y se entrega como niño/ y se sabe abandonado con la dulce y amarga sensación/ de un cantor prófugo que deja su nido cantando.”

Fuente: Agencia de Noticias San Luis

Se presentó el libro “Surco Abierto”

El segundo poemario de Liliana Mainardi, aromado por las sierras de los Comechingones, es un canto a la tierra. El silencio y la brevedad también interpelan a lo largo de las setenta páginas. 

El segundo poemario de Liliana Mainardi, aromado por las sierras de los Comechingones, es un canto a la tierra.

El segundo poemario de Liliana Mainardi, aromado por las sierras de los Comechingones, es un canto a la tierra.

“Estoy terminando el tercer libro que sería como una continuación porque ‘Río Adentro’, mi primer libro, habla del agua, ‘Surco Abierto’, tiene mucho que ver con la tierra que se presenta en las manos, en las cosechas, en la aridez, y para el tercero, que todavía no tiene nombre, tiene que ver con el fuego. Y el próximo desafío tendrá que ver con el aire, aunque estos temas se dieron naturalmente”, explicó Mainardi antes de la presentación de su libro, en el Salón de las Aves Puntanas, este sábado por la tarde, en Merlo. La celebración literaria estuvo musicalizada por “Del Monte Dúo”.

La poeta vive hace más de una década en Cortaderas, donde “siembra la palabra”. Proviene de una familia viverista y nació en Tortuguitas, provincia de Buenos Aires.

“Surco Abierto” germinó en 2004. A diferencia de la primera obra, aquí el paisaje puntano se incrusta entre plantas aromáticas, geometrías, hechizos y caídas verticales. Incluso al final hay un poema dedicado a la memoria, titulado “Nunca más”. “Bajó/ con los brazos cansados/ alforjas vacías/ manos secas/ con el rostro de tanto cerro./ ¿A dónde van las frescas/ peperinas a parar?/ Habrá que sembrar/ una nueva tierra/ en el centro del hombre./”, poetiza.

La brevedad y el silencio también interpelan a lo largo de las setenta páginas. Es que influida por los haikus, o la poesía japonesa, la voz de Liliana opta por el asombro ante lo cotidiano, quizás para devolverle originalidad al lenguaje o no reducirlo a utensilio.

Ante tal misión, y en la tierra del “Capitán de pájaros”, la autora ha sido hechizada por sus “Digos”. Liliana coincide en que Antonio Esteban Agüero la inspira, al igual que las aves en sus versos. “Uno se descarga y carga a través de la naturaleza”, reflexionó la poeta y paisajista. “A veces en el imaginario colectivo se encasilla a la poesía en un lugar como que es solamente rima”, agregó.

Para Liliana la poesía es una forma de vida.

Para Liliana la poesía es una forma de vida.

Mainardi coordina encuentros literarios y realiza diferentes actividades de divulgación en escuelas de la zona. A cada espacio de lectura que impulsa lleva también una mesa de libros compuesta por autores de localidades como Piedra Blanca, Santa Rosa, Naschel, Merlo y Anchorena.

Para ella, la poesía es un modo de vida enraizado en la sabiduría ancestral y mística. En su ensayo “El arco y la lira”, el mexicano Octavio Paz detalla: “Cada vez que el lector revive de veras el poema, accede a un estado que podemos llamar poético”.

Liliana abre surcos: “La palabra se aferra/ a la pluma/ escapando por un instante/ de su sombra”.

Fuente: Agencia de Noticias San Luis

Emeterio Pérez y Conti, poetas anónimos en la Puntanidad

“Penumbras”, de Emeterio Pérez, contiene el primer poema dedicado a Juan Crisóstomo Lafinur; la leyenda del poeta Conti, en Merlo, fue narrada por Antonio Esteban Agüero. El poeta Gustavo Romero Borri rescata a dos figuras que también conforman la identidad provincial.

Recientemente, Romero Borri presentó “El Viaje del Poema” en Merlo.

Recientemente, Romero Borri presentó “El Viaje del Poema” en Merlo.

Emeterio Pérez (1855-1891)

El poeta Gustavo Romero Borri conserva la única imagen de Emeterio Pérez. Apareció en el año 1910, en la Revista Lafinur, edición celebratoria del Centenario de la Revolución de Mayo. En sus páginas, donde se hace un repaso de la realidad cultural de San Luis en tiempos del Centenario, Pérez figura en su condición de poeta. Fue quien le dedicó el primer poema a Juan Crisóstomo Lafinur.

_ ¿Ha descubierto nuevas facetas o datos sobre Emeterio Pérez tras la publicación de “El Viaje del Poema”?

_ Mi exploración sobre la existencia de Emeterio Pérez es anterior a mi libro “El Viaje del Poema”. Desde luego que una parte de sus poemas figuran en “El Viaje…”, en segundo lugar después de Lafinur porque los poetas que integran mi libro están presentados cronológicamente por fecha de nacimiento. Cuando se observa la historia de nuestra poesía, Lafinur asoma en los comienzos de la memoria cultural. Por eso María Delia Gatica de Montiveros en su “Pequeña historia de las letras puntanas” inicia las páginas de su libro con Lafinur, llamándolo “el luminoso precursor”. Siguiendo la línea del tiempo, Emeterio figura como la segunda presencia lírica de esta tierra. Los historiadores literarios posteriores ( a excepción de Juan W. Gez que supo admirarlo) no le han dado el lugar merecido que tuvo allá en aquellos tiempos que se podrían designar como los comienzos de la “cultura escrita” en San Luis. Urbano J. Núñez, en la década del 50 del siglo XX, siendo director del Archivo Histórico Provincial, escribió unas páginas breves pero significativas que se refieren a la visita a San Luis que hizo José Hernández, el autor del “Martín Fierro”. Nuñez cuenta que Emeterio Pérez fue elegido como anfitrión literario de Hernández y que en esa ocasión Pérez le leyó, al ya afamado visitante, su extenso poema “La Libertad”.

Ya sabemos que San Luis es una provincia viejísima pero los primeros libros escritos por autores locales datan de los últimos 20 años del siglo XIX. En ese contexto histórico aparece el primer poemario salido de una imprenta local. El libro contiene 30 poemas, algunos bastante extensos. Se llama “Penumbras” y fue escrito por Emeterio Pérez, un gran lírico que ejerció el periodismo en los primeros diarios que tuvo San Luis como El Oasis, El Ferrocarril (de Villa Mercedes) y El Comicio, de la ciudad de San Luis.

Tengo inédito un libro sobre su vida y obra escrito en el año 2004 al obtener el beneficio de la Beca Provincial “ARTE SIGLO XIX”. Desde muy joven, cuando oí referencias a este primer poemario, me intrigó la escasa mención de su nombre en la historiografía local. Así que aquel año me dediqué a recabar todo dato y testimonio referido a Pérez. Investigué las revistas de fines del siglo XIX, los pocos libros aparecidos en San Luis en esa época y los diarios. Lo más difícil fue dar con un ejemplar de “Penumbras”. Después de haber revisado todos los lugares donde previsiblemente se podría encontrar, y haber entrevistado a gente memoriosa de las letras locales e historiadores sin obtener una respuesta cierta, me sentí vencido. Estuve a punto de comunicar mi renuncia a la beca. Al final de todas mis búsquedas fue Don Edmundo Tello Cornejo quien me sugirió que revisara la Biblioteca “Bernardino Rivadavia”, de Villa Mercedes, donde Pérez había residido mientras era director del diario El Ferrocarril. Fui a esa entidad, fundada justamente por los inmigrantes llegados desde los trenes a fines del siglo XIX,  como última posibilidad. Investigué libro por libro de la sección “autores puntanos”. Tomé un libro blanco sin indicaciones en el lomo. Estaba todo forrado con contact,  una especie de hule adhesivo que se usó mucho en los años 70. Alguien había protegido esta reliquia con este material sin duda para resguardarla de los estragos del tiempo. Era como un cuaderno viejo. Cuando lo abrí ahí estaba íntegro el único ejemplar de “Penumbras” que he tenido en mis manos. Saqué una fotocopia (que conservo) y me dediqué a escribir mi estudio sobre este autor que titulé “Por los tiempos de Emeterio Pérez”.

Respondiendo a la pregunta, nunca busqué con posterioridad otra información sobre él. Consideré a mi libro terminado como el fin de mi búsqueda. Como dato más contemporáneo puedo decir que cuando se inauguró el Museo de la Poesía, el gobernador Alberto Rodriguez Saá me habilitó para colocar el poema “A Lafinur”, tamaño escala humana, en el patio del Colegio Nacional. Así fue que la artista Bettina Tarquini labró ese poema histórico sobre cuatro láminas de piedra laja pizarra y quedó ahí para siempre. Esta artista hizo un trabajo muy delicado que incluye el único rostro de Emeterio que encontré, una foto de la época, que ella con su arte supo reproducir en la piedra. Me satisface que los estudiantes de ese colegio, en horas de sus recreos o ingresos a las aulas, se encuentren con las palabras que Emeterio dedicó a Lafinur en tiempos en que el poeta de La Carolina no era visible en la cultura de San Luis. Al construirse ese magno edificio había sido Emeterio Pérez quien reclamó a las autoridades de entonces que debía llevar el nombre de “Juan Crisóstomo Lafinur”. Está claro que su petición fue cumplida.

_ ¿Tiene algún poema de Emeterio Pérez que no esté en el libro  y que quiera  compartir?

_ Me es muy difícil elegir uno. Los que más me gustan son demasiado extensos para este espacio. Emeterio fue un hombre de temperamento lúgubre y de una filosofía escéptica. A eso se suma que era huérfano porque había nacido en el vientre de una mujer de sociedad que lo engendró de soltera ( quizás por un desliz amoroso que tuvo) y luego lo desconoció como primogénito entregándolo en adopción. Su talento creció en la adversidad. Para entender el mensaje de sus versos hay que situarse en su tiempo histórico, aun cuando su mensaje es universal y atemporal.  Las últimas dos décadas del siglo XIX en nuestra provincia, ya terminadas las guerras sangrientas de la Independencia seguidas por las otras, las llamadas “fraticidas”, fueron muy conflictivas desde lo político. La llamada “Generación del 80” traía los aires de la construcción cultural pero desde el arco político los hombres comunes aún andaban con el revólver en el cinto. Ese es el tiempo de transición en que Emeterio se construye a sí mismo como poeta. En ese contexto era un “raro”, un hombre que se salía de la norma. Ejercía el periodismo en días en que los diarios eran el epicentro de los debates más encendidos, un hervidero de discusiones. Sus escritos fueron filosos porque era un polemista, por lo tanto se ganó importantes enemigos. Es más que probable que sus poemas fueran incomprendidos por la mayoría. Conjeturo que la aparición de “Penumbras” en aquel ambiente de 1885, quizás haya sido considerada como una anécdota.

En visitas que hice a los cementerios locales jamás encontré ni una modesta lápida que contuviera su nombre. Ha desaparecido de la tierra. Pienso que hablar de Puntanidad nos induce a restaurar olvidos culturales como el que devoró la existencia en la historia de Emeterio Pérez. Haciendo arqueología literaria puntana, en su libro “Penumbras” Emeterio incluye un poema al héroe puntano y militar de Chancay, Juan Pascual Pringles, reclamando a los puntanos la erección de un monumento a su memoria para honrar sus hazañas. También -como se dijo- Emeterio compone un poema  a la memoria del héroe intelectual, Juan Crisóstomo Lafinur, cuyas hazañas en el campo del pensamiento no habían sido enaltecidas por los puntanos de su tiempo. Los poemas que aparecen en “Penumbras” y que son dedicados a Pringles y a Lafinur son los primeros pedidos culturales que Emeterio reclama a la sociedad de su época. Si viviera en nuestro tiempo vería que sus deseos fueron cumplidos.

“El Viaje del Poema” es considerado una semilla de Puntanidad.

“El Viaje del Poema” es considerado una semilla de Puntanidad.

Sacando la temática patriota o histórica, Pérez expresa en su libro los avatares de su intimidad: desnuda su espíritu. Muchos de sus poemas refieren al amor, al desamor, a la libertad como ideal o quimera, a sus esperanzas, etc. Se casó y al morir dejó una viuda joven con un hijo de 10 años. Al empeorar su salud un médico le recomendó irse a Fraga a descansar y respirar el aire puro de la pampa. Desde su lecho de enfermo escribe en Fraga su último poema dedicado a su hijo que merodeaba jugando alrededor de su cama. También escribe su última carta dirigida a Gez (que transcribo en mi trabajo) donde le relata el mal estado de su salud. Es como una carta de despedida. Este hombre siempre supo quién era su verdadera madre; se la cruzaba por las calles pero ésta mujer no lo reconoció jamás como su hijo. Parece que esta situación fue como un estigma para él.  En el siguiente poema de Pérez se percibe la hondura del dolor que este no reconocimiento le provoca:

EL HUÉRFANO

¡Ah, es en vano: el que a la tierra baja

Con la estrella del huérfano por guía,

Tan sólo es dueño de la paz que ansía

Cuando cubre su cuerpo la mortaja.

 

En vano el mundo con afán recorre

Buscando ansioso la soñada gloria:

No hallará ni una lápida mortuoria

Do hasta su nombre la impiedad no borre.

 

En vano en su dolor llama, insensato,

Del hogar de los goces a las puertas:

Para el huérfano sólo están abiertas

Las del sepulcro y el olvido ingrato.

 

Nunca su oído ni el acento tierno

Alcanza de una voz caritativa,

Que en su desierto corazón reviva

El eco ausente del amor materno.

 

¡Ah, sólo un ser sobre la tierra triste

Puede llenar en mi alma ese vacío.

Dame el consuelo de su amor, Dios mío,

Que otro en la tierra para mí no existe!

 

_ En los poemas escogidos de Emeterio se nota una esperanza suprema en el arte. ¿Este era un rasgo distintivo de su palabra poética?

_ Los hombres de esa época con cierta conciencia e intelectualidad creían y actuaban según valores absolutos difíciles de encontrar en nuestro tiempo  donde prevalece el relativismo. Los artistas creían en el arte como un valor absoluto. Aun viviendo en una provincia periférica como San Luis, Emeterio respondía a esa  atmósfera cultural. Por lo tanto cultivaba una esperanza suprema en su arte, y esto no era un rasgo “distintivo de él” sino una creencia de la época: una estética. Emeterio Pérez fue un poeta romántico en la periferia del mundo cultural. Leyendo los poemas de “Penumbras” se puede inferir que era un humanista. Alguien que aspiraba a un destino social perfeccionado. La tristeza de su espíritu no excluía la esperanza en una situación mejor para todos. Su Puntanidad incipiente nos reconcilia, con claridad luminosa con las raíces de nuestro pensamiento territorial y espiritual.

_ ¿Conoce a algún escritor de aquel siglo que haya leído a Emeterio Pérez?

_ En el San Luis de aquellos tiempos descollaba como pensador un señor llamado Manuel Orozco (sus poemas figuran en mi libro y le aseguro que me costó mucho trabajo llegar a ellos porque era otro olvidado de las letras puntanas). Orozco podía entender e interpretar perfectamente a Emeterio. Eran contemporáneos y vibraban en la misma dimensión. Los testimonios que sobreviven son muy borrosos e imprecisos. El libro “Penumbras” lleva como introducción textos muy elogiosos y analíticos de personas cuyos nombres no he podido identificar en la historia, además de las palabras exaltadas de Orozco. Parece que la historia es como un vendaval que va erosionando testimonios valiosos a su paso. Quizás los historiadores actuales, con métodos académicos de los que carezco, puedan indagar más como lo hicieron otros antes como Víctor Saá, Urbano J. Núñez y luego Jesús Liberato Tobares, entre muchos otros. Me considero un simple lector voluntarioso interesado en algunos aspectos vinculados al desarrollo cultural de mi provincia. Siento una genuina curiosidad por conocer el pasado de la tierra que piso, habito, y donde han nacido mis padres y abuelos, excepto Don Borri que vino de Suiza muy joven. Esa es mi única motivación al ocuparme de estos temas tan localistas. Por suerte nunca terminan por descubrirse novedades. A veces “lo nuevo es lo viejo que hemos olvidado”. Prueba de la dinámica que hay entre los escritores y los historiadores por buscar la identidad de la Puntanidad es la acción continua del Programa San Luis Libro. Periódicamente presenta nuevos libros que representan nuevas indagaciones o interpretaciones del pasado puntano, además de aportar creatividad en todos los sentidos de esta palabra.

_ Emeterio entendía a la poesía como redentora de la ignorancia, incluso en los orígenes del hombre, cuando todavía no surgía la ciencia ¿Aquí es posible rastrear la filosofía que lo impulsaba a escribir?

_ En el San Luis de aquellos tiempos (me refiero a los tiempos de Emeterio y de algunos otros como Juan W. Gez, Dalmiro S. Adaro, Juan T. Zavala, Felipe Velázquez y ya que nombró a la ciencia, de Germán Ave Lallermant) la ignorancia era un mal estructural a combatir o solucionar, equivalente quizás a lo que es la pobreza en la argentina actual de 2015. La instrucción formal era muy exigua y accesible a pocos. El normalismo que dio lustre imperecedero a San Luis era sólo un deseo. Los pocos hombres ilustrados de la época se sentían artífices de esa batalla, por eso en muchos casos tenían comportamientos de lucha que vistos hoy nos resultan heroicos. Una mujer como Paula Domínguez de Bazán, por citar a una sola, fue una incansable activista (casi una heroína podría decirse) que batallaba para que “las niñas” tuvieran instrucción pública. Explorar su vida causa asombro y admiración. No en vano la benemérita Escuela Normal de Maestras lleva su nombre. Emeterio pertenecía a esa estirpe de hombres creyentes en el conocimiento como una necesidad social. Las poblaciones campestres del interior alejado y profundo, sabias en sus quehaceres y en las industrias criollas, eran consideradas masas ignorantes por hombres como Emeterio Pérez. En vista de esa realidad usaban todos los medios accesibles para aspirar a la instrucción del resto de la población. Emeterio Pérez tuvo como instrumento los precarios medios de comunicación de la época. Se valió de los diarios para subsistir y difundir sus ideas. Como era habitual en la época, muchos articulistas firmaban sus opiniones con nombres de fantasía o seudónimos. Por eso es casi imposible descubrir la identidad de quien opina. Muchas veces creí descubrir la palabra de Emeterio escondida detrás de un nombre fingido; pero es sólo una hipótesis incomprobable. Los diarios eran una trinchera para pregonar progresos que la provincia necesitaba para adquirir un rostro propio.

Para responder concretamente a la pregunta, creo que sí. La ignorancia debía ser redimida por todos los medios porque era un “mal”. En San Luis esta lucha fue como una épica en la que participaron mentalidades esclarecidas que hoy conforman nuestra historia y tradición. Sería largo enumerar nombres. Creo que esa es la “cepa” mejor de lo que llamamos Puntanidad. Acá hubo personas muy nobles en sus propósitos constructivos y les debemos mucho de lo que hoy somos como provincia próspera y aspirante a la felicidad de toda su gente.

_ Emeterio dijo muchas veces que ha calmado su dolor en los prodigios del arte. ¿Cuál supone que era su dolor? Está relacionado cuando en la presentación Manuel Orozco dice que Pérez no sufrió por sufrir?

_ Desde este presente desde donde exploré el pasado (en este caso a través de la voz lírica de Emeterio Pérez) no podría definir con exactas palabras el dolor de Emeterio Pérez. Cuando un artista como Pérez hace público su dolor, como ocurre en “Penumbras”, uno puede opinar desde la distancia corriendo el riesgo de equivocarse. Sería una interpretación posiblemente errática o conjetural. Sus contemporáneos (hoy ilustres) hablan de que era un hombre que se sentía incómodo en la vida. La historia de las letras está llena de temperamentos similares que han hecho de esa incomodidad un semillero de creaciones inolvidables. Creo que aquel hombre, sumido en la geografía puntana y mediterránea, pertenece, a su modo, a ese linaje de hombres de todos los tiempos, sólo que su caso interesa a la historia de San Luis.  Por eso me ocupé de lo suyo y por eso creo que es necesario reeditar su único libro “Penumbras”, por ser una expresión poética aparecida en tiempos históricos de gran aridez para el cultivo del arte poético.

_ En esta presentación Orozco dice: “Y aquí, entre nosotros, donde cultivar las letras equivale a inhumarse vivo, o poco menos”. ¿El final de Emeterio es una advertencia para quienes restan importancia a la poesía?

_ Dicho desde aquellos tiempos creo que sí. Hay que pensar que San Luis era una provincia empobrecida y despojada de muchos de sus bienes más preciados.  Manuel Orozco padeció su condición de hombre de letras y prácticamente se convirtió en un poeta místico. Dicho de paso me costó mucho dar con sus poemas para incorporarlo a “El viaje del poema”. Cuando ya había desistido de incluirlo en mi libro y darlo como una leyenda puntana, casi al final de su redacción final, un  memorioso  archivista de San Luis, el arquitecto Alfredo Pérez Camargo, me acercó una publicación de 1896 donde aparecían muchos poemas de Orozco. Todos fueron incluidos en mi libro. Antes había hablado con descendientes que me certificaron su existencia pero no tenían sus textos. Sentí que los rescataba de un silencio sepulcral. Debo gratitud a Pérez Camargo porque hizo otros aportes a mi investigación, como acercarme una publicación llamada “Corona Fúnebre para Emeterio Pérez” donde figura la transcripción de los discursos pronunciados por eminentes intelectuales de la época al despedir al joven poeta, muerto para sorpresa de muchos a los 36 años. Y ya que estamos en la historia y en la Puntanidad, no es un dato menor decir que dicha publicación fue promovida y ordenada por Juan W. Gez. Es un librito adorable que resguarda las palabras dichas para despedir a Pérez y otros testimonios de condolencias venidas desde Mendoza y San Juan donde la existencia de Pérez era percibida con claridad.  También incluye comentarios de sus colegas periodistas de la época.

El poeta Conti (1879-1954)

Andrés Gutiérrez Conti nació en la Villa de Merlo y murió en Río Cuarto, Córdoba.

“Dentro de mis búsquedas de materiales de valor poético, dar con los complejos poemas de Gutiérrez Conti fue mi tarea más larga, ardua y difícil”, dice Borri en “El viaje del poema”.

“En su libro ‘Historia y leyenda de la Villa de Merlo’, Antonio Esteban Agüero, dedica dos capítulos a contar lo que sabía sobre Gutiérrez Conti, apodado Floro. Pero Agüero no transcribe ningún poema.

“En la actualidad se ha rescatado un librito modesto en su hechura que rescata 70 poemas del llamado ‘poeta loco’ cuya edición fue auspiciada por un grupo de amigos de Río Cuarto entre los que se encontraba el gran Juan Filloy ( elogiado en su tiempo por Julio Cortázar como un escritor innovador). De ahí, de esas hojas desgastadas que recibí en una fotocopia, han sido seleccionados los pocos poemas que figuran en esta sección de mi mapa documental de la poesía puntana”, sostiene Borri. ‘Unas blancas palomas’ se llama la obra póstuma de Conti, fechada en 1945.

Según Borri, en los números 7 y 9 de la revista Trapalanda, publicada por el Centro de Investigaciones Históricas de Merlo, existen dos artículos que enriquecen la información sobre Conti, quien en los últimos días de su vida había encontrado el afecto de un grupo de poetas de Río Cuarto, donde falleció. Tanto en aquella ciudad como en la Villa de Merlo existen calles que llevan el nombre del poeta Conti.

“Pese a su rara vida, fue alguien querido por quienes lo conocieron. Pasó parte de su vida yendo de un lugar a otro, siempre con sus poemas que guardaba -según testigos- en una bolsita de plástico. Agüero dice de él: “Floro padecía una especie de nomadismo impenitente. Para sus desplazamientos utilizaba sus viejos amigos, los trenes de carga, y en algunas oportunidades también los de pasajeros por condescendencia especial de algunos guardas que le habían cobrado simpatía y afecto. De tal modo, gratuitamente, se desplazaba por el interior del país llenándose los ojos y la memoria con el paisaje humano y físico de la patria…”

“En la poesía de San Luis, Gutiérrez Conti fue un transgresor anticipado a todos los tiempos. Sus poemas (dicen que escribía muchísimo) eran papeles que llevaba en su mochila de viajero enajenado. Cuentan en el Merlo de la época que le gustaba subirse a las alturas del Comechingones y visitar a los “cumbreros”, que lo recibían con simpatía candorosa y amable. Muchos de sus poemas se los regalaba y habrán quedado volando como papeles inútiles llevados por los vientos de las cumbres o quizás ido a parar a algún fogón para encender el fuego de la comida de los mediodías serranos”, explica Borri, quien sostiene que quizás sus contemporáneos pudieron comprender al personaje pero no analizaron su particular creación literaria.

“Él no aspiraba a la gloria cierta, pero dicen algunos que Conti solía aseverar que si sus poemas no eran publicados por la Academia Española de Letras, jamás los publicaría en ningún lugar. Su megalomanía quizás pensaba en la gloria. Muchos de sus escritos se fueron perdiendo por los tortuosos caminos que transitó. Se subía al tren en Santa Rosa del Conlara y podía llegar a Buenos Aires sin problemas. Más allá de su leyenda y de su existencia real, creo que ha dejado a nuestras letras puntanas un testimonio de humanidad”, subraya Borri.

El autor se detiene a meditar: “Creo que lo que llamamos Puntanidad es un pensamiento en movimiento, en acción permanente y un sentimiento de pertenencia a un lugar que se crea y recrea conociendo el pasado, leyendo el presente y el porvenir de esta tierra que habitamos, tanto los nativos como quienes la adoptaron para vivir en ella”.

 

Nota: Matías Gómez.

Fotos: Gentileza Gustavo Romero Borri.

Corrección: Berenice Tello.

Contenidista: Jorge Scivetti.

Fuente: Agencia Noticias San Luis.