La historia del primer americanismo, la palabra “canoa”, en la apertura del VIII Congreso de la Lengua

La catalana Carme Riera recordó que el lazo idiomático entre Europa y América quedó anudado en los diarios de viaje del navegante Cristóbal Colón.

Fue Cristóbal Colón, cómo no, el hombre que tendió un puente de palabras entre Europa y América al utilizar el primer americanismo que se incorporó al castellano: se trata de la palabra canoa y el navegante la anotó en el Diario de su primer viaje. La historia fue recuperada este miércoles, durante la ceremonia de apertura del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española, y quien la narró fue, precisamente, una autora que cinco siglos después también tiende puentes entre dos lenguas esquivas entre sí, el castellano y el catalán: Carme Riera.

Almadía es la palabra castellana con la que se denomina el tipo de embarcación que se parece más a la canoa y que hasta entonces había utilizado el almirante en su Diario”, precisó Riera, que es doctora en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Barcelona donde dicta clases desde hace cuarenta años, y además integra la RAE.

La escritora Carme Riera, durante su visita a la exposición dedicada al poeta Jose Agustín Goytisolo. EFE/Julián Martín

La escritora Carme Riera, durante su visita a la exposición dedicada al poeta Jose Agustín Goytisolo. EFE/Julián Martín

«Pero a partir del 26 de octubre de 1492 usará ya para siempre el término canoa. Y no solo en su Diario, sino también en la Carta que Colón escribió a Luis de Santangel, fechada el 14 de febrero de 1493, publicada en Barcelona en abril del mismo año, donde da cuenta del descubrimiento y alude, entre muchas otras cosas nuevas y dignas de admiración, a los tipos de canoas con “las que los naturales –escribe– navegan todas aquellas islas que son innumerables, y tratan sus mercaderías.” La carta a Santangel, al parecer, se convirtió de inmediato en un best seller. Fue tan difundida, que hoy diríamos que se hizo viral, puesto que tras traducirse al latín, se editó hasta doce veces entre 1493 y 1500 en diversas capitales europeas y es posible que Nebrija incluyera en su Vocabulario español-latino de 1495 el término “canoa” tomándolo de la Carta colombina», agregó.

Riera se sinceró: «A mí me gusta muy especialmente, se lo confieso a ustedes, que fuera la palabra canoa la primera en introducirse en el español peninsular, una palabra con que los antillanos designaban a la embarcación hecha de troncos, ligera y humilde que usaban para ir de un lugar a otro, surcando el mar, para establecer comercio y relación, como bien apunta el almirante, rompiendo así el aislamiento».

«En otras latitudes mediterráneas –continuó–, muchos siglos antes de que Colón llegara a América, los autores clásicos reprobaron la pérdida del aislamiento. Culparon del fin de la Edad de Oro y de la destrucción de la sociedad idílica que esa época comportaba a ‘la perversa nave’, como escribió Tibulo, ‘el pino ahuecado’ ya que la nave Argos fue construida “con pino cortado en las montañas y descendido a la líquida llanura,” según cuenta Ovidio. Los clásicos, al condenar la ambición, denostaron la navegación que ponía en contacto mundos ajenos, como por el mar antillano los establecían las canoas».

Carme Riera se detuvo frente a las fotografías, primeras ediciones de poemarios, libros dedicados, entre otros materiales de la muestra. EFE/Julián Martín

Carme Riera se detuvo frente a las fotografías, primeras ediciones de poemarios, libros dedicados, entre otros materiales de la muestra. EFE/Julián Martín

«Aunque dada a las utopías y admiradora de los clásicos, por una vez siento discrepar de ellos, ya que estoy a favor de la relación, el contacto, el diálogo y la concordia –abundó la escritora catalana–. Por eso me permito ensalzar la palabra canoa, de origen taíno, lengua del grupo lingüístico arauhaco, que hablaban los habitantes de Guanahaní, la primera isla a la que llega Colón, precisamente porque comporta el significado de nave que surca el mar y pone en contacto y en relación. Me consta que actualmente en Chile, Costa Rica, Cuba, México, Nicaragua, Perú y República Dominicana se entiende por canoa un canal para conducir agua.

Norma Morandini: cómo la forma de hablar criolla se coló en la cultura

Y cerró: «Bienvenidas sean todas las canoas, las que surcan el mar y las que nos permiten seguir estableciendo canales que nos unan».

Fuente: Clarín.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *