«La Beba y sus amantes», por S. Roni

A continuación ofrecemos un texto que nos hace llegar S. Roni (de la ciudad de San Luis) y en el cual homenajea a la querida y recordada Beba Digenaro, quien falleciera en marzo del 2015.

Es opinión de quien comparte este relato en Caminos de Tinta que se trata de una pulsión ante el recuerdo, impregnada de nostalgia, propia de quien describe la vida y obra de un ser admirado (en este caso la «poeta ungida por Agüero») rindiéndole sentido homenaje, pero no como a quien se conoció a través de un libro o una pantalla, sino con quien se compartió la vida…

Gracias, amiga S. Roni, por tus bellas palabras.

Beba Di Genaro. (Foto El Diario de la República).

Beba Di Genaro. (Foto El Diario de la República).

«La Beba y sus amantes»

La Beba coquetona se hizo la linda con las palabras, y ellas, nunca pudieron decirle que no. Siempre encontró la justa para que caigas rendida a sus pies.

Las metáforas la abrazaron y jugaron en su sonrisa con la sensualidad de una musa traviesa e inquietante.

Dicen que sus amantes la vigilaban todo el tiempo… las guitarras, el vino, la voz de Agüero, sus maridos, sus hijos y sus nietos.

La libertad le hizo estallar el corazón y ella supo honrarla como a ninguna.

La gente habla… se supo por ahí que luego de una noche con Baco, amaneció abrazada al viento Chorrillero, quien dejó en ella el amor infinito al terruño. Así, como diva de la palabra, viajó de boca en boca hacia los cuatro puntos cardinales gritando su pasión.

Hay quienes dicen que la Puntanidad era una de sus grandes amigas, que la cubría siempre en “esas salidas”.

¡Qué desfachatez! ¡Era toda una artista!

Salió también con el arado a sembrar libros de promesas y de cantos, libros de memorias y virtudes; siempre cómplices en cada gesto, en cada soneto, en cada semilla.

Amó a tantos…

Amó las bienvenidas y la diferencias, salió con los guardianes del cielo y los mares de llanto, salió con tantos deseos… La Beba de los grandes amantes, descocada de palabras, hambrienta de metáforas, amiga de los amigos de los amigos, propietaria de las tertulias, abanderada de la vida y enamorada… ¡enamorada del mismísimo amor!

S. Roni

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *