«Desmigajar la vida», en la confluencia de tres artistas sanluiseñas

Por una intención que se fue eslabonando a otra, espontáneamente, como una cadena de ganas enlazadas, surgió esta pieza multimedial que nuclea narrativa, pintura e interpretación actoral.

Cada tanto puede sobrevenir la agradable sensación de tener un «hallazgo»…

Un hallazgo similar a descubrir un nuevo sabor en la heladería de turno, a terminar un libro con un final muy superior a lo esperable —según la curva de lectura de la obra— o incluso descubrir algún billete en el bolsillo de la prenda de vestir hace mucho no usada.

Pero el hallazgo también puede aparecer en las redes sociales, al abrir un video subido a YouTube y despojado de toda pretensión —con una descripción que apenas dice «Ah»—, irreconciliable con la norma del buen youtuber de llamar la atención con cuanta ostentación visual incline al click de cada nuevo consumidor tras la pantalla.

Y así fue que quien suscribe encontró este material corto, sencillo, pero muy intenso en expresividad. Y es de San Luis. Nuestro San Luis. De la mano de tres artistas foráneas de nacimiento pero tan sanluiseñas como la mazamorra de Agüero.

Se trata de una pequeña obra cuyo punto de partida se encuentra en una pieza escrita por la escritora Gabriela Pereyra, autora de «Cuentos para Despertar (cuenta conmigo)» en el 2002 y reflotada en el semanario puntano «La Opinión» hace unas semanas y que, de forma espontánea y por azares combinatorios del destino, resultó interesante de ejecutar para la actriz Adriana Durigutti, quien grabó un audio con su propia interpretación actoral…

Pero la historia no puede acabar así. Todavía faltaba algo: así fue que tras escuchar vía wasap la interpretación de Durigutti, sobre el texto de Pereyra, la pintora Alejandra Etcheverry sintió la empática conexión con una de sus creaciones, así fue que ofreció agregarle una obra pictórica acorde, que termina de cerrar el circuito en lo que consideramos una muy bonita iniciativa, de esas que salen así, como quien no quiere la cosa, y cuya presencia hace bien al arte de nuestro terruño puntano.

La tarea compilatoria, la acertada selección del tema musical, y la edición del video así como posterior subida a las redes sociales, permanece en el misterio ya que no hay referencia en los créditos, pero sin duda hay que tener un ojo voraz para la veta artística.

En una confesión posterior, Pereyra confesó a este medio que «la maduracion del texto tiene que ver con lo que que pasa en el mundo hoy y más cercanamente en Latinoamérica, que hay como luchas entre los que prefieren que te quedes adormecido y aquellos que contra todo están despertando». Para pensar.

Desmigajar la vida

Por Gabriela Pereyra

¿Y si mañana tus ojos estuvieran viscosos pese a tu decisión de mirar?
¿Y si finalmente dejaras seducirte
por un trovador de sueños,
pero ya no pudieras escuchar sus melodías?,
¿si quisieras de repente
jugar a darte, compartir piel a dentro una sensación,
y tu cuerpo permaneciera indolente?

Imagina de repente, que te atreves a gritar lo inconfesable
o reír a carcajadas, pero tu voz
sólo adquiere la cadencia de un silencio…

Nada, absolutamente nada,
nos garantiza que mañana todo permanezca en nuestras vidas
como hasta ahora.
Ineludible sentencia que no pasea desnuda
ni peca de oportuna, sino que escribe las historias
mofándose del azar y la probabilidad.

Será tal vez que tanta pestilencia termina por
anestesiar nuestros impulsos de contemplación.
Gritos ancestrales confesaron que estar vivo
no es lo mismo que vivir,
pero esta marchita convicción descansa impávida
en nuestro transcurrir sin escrutar

Desmigajar la vida, perturbarse con ella,
amar el tiempo de los intentos
como única peregrinación hacia lo cierto.
La vida que nos da un beso, la vida que nos abraza,
la que late y nos agita.
Esa que la muerte sigilosamente intenta profanar.
Es la misma que se redescubre en el amor, en los amigos.
En la suma de todos,
los que han vivido y los que vivirán,
la vida nos suplica, en cada latido
y cada vez que respiramos, no te adormezcas
para ti y para los otros. Despierta

Y en esos latidos, si quieres…
Te encuentro.

Nota elaborada por Sinforiano Digital para Caminos de Tinta.

Video: Cortesía MGM.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *